284

Por Arturo Robles

El colectivo "#NoMásDerroches" que promovió 147 amparos contra la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL), en el Estado de México, solicitó a la Suprema Corte de Justicia ejercer su facultad de atracción para resolver si el inicio de las obras debe permanecer suspendido, cuestionando la legalidad del proyecto.

Esto después de que este 8 de octubre el juez de Distrito que tramita los amparos revocó una de las 7 suspensiones, con el argumento de que el Aeropuerto es una instalación estratégica de seguridad nacional, y hay indicios de que la mayoría de los magistrados del tribunal colegiado también estarían de acuerdo en permitir la obra.

#NoMásDerroches planteó tres argumentos para justificar la solicitud: "Si se debe o no suspender el inicio de obras públicas de gran importancia cuando es evidente que no cumplen con los requisitos legales; si en el juicio de amparo el Poder Judicial está facultado para proteger a la Hacienda Pública y para velar que el gasto se ejerza con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez, y si debe permitirse privilegiar la seguridad nacional en obras públicas, cuando esté en riesgo el derecho a la vida, a la integridad personal y a un medio ambiente sano".

Sin embargo, el Colectivo no tiene capacidad legal para solicitar a la Corte que atraiga el caso, por lo que su petición debe ser puesta a consideración de los Ministros de una de las salas, para buscar alguno que quiera hacer suya la petición y entonces proceder, por lo que está por verse si la petición de #NoMásDerroches alcanzará a frenar la votación en el tribunal colegiado, que la semana pasada negó suspender el AISL por falta de estudios ambientales, pero ordenó conservar las obras del aeropuerto cancelado en Texcoco.

 

StaLucia