292

Por Arturo Robles

El gobierno del Perú firmó el 24 de octubre con el gobierno de Corea del Sur un contrato de asistencia técnica para la construcción del nuevo aeropuerto de Cusco, en medio de fuerte polémica sobre el impacto que tendrá sobre la emblemática Machu Picchu.

“El aeropuerto de Chinchero respetará el patrimonio cultural, el medio ambiente y a todas las comunidades de la región. Queremos que esta obra sea un orgullo para Cusco, el Perú y el mundo”, dijo el ministro de Transportes, Edmer Trujillo, tras la firma del contrato en la ciudad andina del Cusco, la antigua capital del imperio inca, además añadió: "La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) ha sido muy clara en decir que este proyecto cumple con todas las exigencias y estándares internacionales. ¿Alguien más que la OACI puede tener autoridad para cuestionarlo?"

El consorcio Korea Airports Corporation tendrá a su cargo la asistencia técnica en el diseño, construcción y puesta en operación del aeropuerto, que se construirá en el distrito de Chinchero, a unos 30 km al norte del Cusco y a 3,780 metros de altitud sobre el nivel del mar, en el Valle del río Urubamba, conocido como el Valle Sagrado de los Incas. Activistas y ecologistas de todo el mundo se oponen a este desarrollo.

 

AptoPeru