América Vuela
Junio 7 ,2020

1881

Por Héctor Dávila

Casi todos los fabricantes de relojes tienen modelos "de piloto", y de hecho el reloj de pulsera, que hoy es un accesorio casi indispensable, nació en 1904 como un instrumento pensado justamente para un aviador, cuando Louis Cartier ayudó a su amigo, el legendario pionero Alberto Santos Dumont, a poder consultar el tiempo de vuelo sin soltar los controles de sus primeras máquinas voladoras. En principio no se esperaba mucho de estas piezas, salvo que poco a poco se fue haciendo obvio que los relojes de pulsera para aviador debían ser lo más grandes posible para ser fáciles de leer, siendo uno de los pocos pero importantes avances en el ramo la introducción del cronógrafo de pulsera, logro que se adjudicó Zenith con el modelo que llevó en la muñeca Louis Blèriot, en su famoso cruce aéreo del Canal de La Mancha en 1909. Los relojes de aviador se fabricaron masivamente durante la Segunda Guerra Mundial, pero realmente no diferían mucho de otros relojes deportivos o militares, quizá con la excepción del voluminoso tamaño de los famosos B-Uhren alemanes, hasta que en los años cincuenta llegó la legendaria firma inglesa Rolex con una gran innovación.

Rolex tenía una larga relación con los pilotos, que compraban sus relojes simplemente por su gran confiabilidad y resistencia (Rolex popularizó el primer reloj de pulsera práctico resistente al agua, el Oyster), así como por su estupendo y preciso mecanismo de cuerda automática (el famoso Perpetual), incluso Rolex se granjeó el aprecio de los aviadores de la Royal Air Force (RAF) al ofrecer durante la guerra la garantía de que a todos los miembros de las fuerzas británicas que cayeran prisioneros del enemigo y fueran despojados de su reloj Rolex, se les daría otro sin costo. Uno de los modelos más populares entre los pilotos de la RAF era el referencia 3525, un cronógrafo que se hizo famoso por ser el usado en 1943 por los oficiales que organizaron el legendario "Gran Escape", midiendo los tiempos de los guardias alemanes del campo de prisioneros Stalag Luft III, lo que fue esencial para lograr la espectacular fuga de 76 de los aviadores aliados que estaban presos ahí (aunque 73 fueron recapturados, ¿recuerdan la película con Steve McQueen?), lo que hizo a esta popular pieza ganarse el apodo del reloj POW (que son las siglas de Prisoner of War).

 

image0

Uno de los primeros anuncios publicitarios del Rolex GMT Master, mostrando el reloj como una herramienta especialmente diseñada para pilotos profesionales.

 

Como homenaje a las hazañas de los pilotos de la RAF, Rolex lanzó la línea Air, que incluyó los modelos Air Lion, Air Tiger, Air Giant y Air King, siendo este último el único que actualmente está disponible, por ser, a diferencia de los demás, de cuerda automática y anti magnético, aunque ninguno de estos relojes realmente tenía características exclusivas para uso de pilotos y aunque el atractivo Air King tiene números grandes en su dial estilo 3-6-9, parece más un híbrido entre los modelos Explorer y Milgauss, que una pieza especialmente dedicada para uso aeronáutico.

Cuando en la post guerra Rolex se anotó un tremendo éxito con la creación del legendario Submariner, impulsando el "boom" de los relojes "herramienta", con modelos especiales para buzos, exploradores, navegantes o corredores de autos, fue obvio que había que hacer algo especial para los pilotos. La primera aproximación fue con el modelo  Turn-0-Graph, que realmente no era otra cosa que un Datejust con un bisel giratorio inspirado en el del Submariner, pero el relojito llamó la atención de los pilotos del célebre equipo de demostración de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, nada menos que los famosísimos Thunderbirds, los que adoptaron el modelo de manera oficial y por lo cual esta pieza es conocida entre los aficionados a la horografía como el "Thunderbird".

Era obvio que Rolex debía desarrollar un modelo más especializado para pilotos, pues sus diferentes modelos eran muy populares entre los profesionales de la aviación, incluso Chuck Yeager, quien se inmortalizó siendo el primer aviador en romper la barrera del sonido en 1947, usó durante la hazaña aérea nada menos que un Rolex Oyster. La oportunidad llegó en 1954 cuando la aviación comercial estaba ya con los píes (o más bien las alas) dentro la era del jet, pues los directivos de la aerolínea más grande del mundo, la mítica Pan Am, se acercaron a Rolex para desarrollar un reloj que fuera útil para los pilotos de los rapidísimos nuevos aviones a reacción de largo alcance. El resultado fue el innovador modelo GMT Master, con un bisel bicolor y una manecilla horaria extra, que permitía al usuario manejar, por primera vez, dos husos horarios en un reloj de pulsera. Así un piloto podía ajustar la manecilla extra del reloj o la rueda del bisel (graduado en 24 hrs) y la manecilla principal a husos horarios diferentes, por ejemplo del lugar de salida y el del destino, lo que fue una solución simple pero revolucionaria, ya que no existía otro reloj de pulsera capaz de mostrar dos horarios diferentes a la vez.

 

image1

Dos leyendas de la aviación, Jaqueline Cochran y Chuck Yeager, primera mujer y primer hombre en volar a velocidad supersónica. Yeager porta su Rolex GMT Master "Coke".

 

La idea original es que los GMT Master serían exclusivamente para los pilotos de Pam Am, pero no pudo evitarse que los ejecutivos de la aerolínea también quisieran uno y eventualmente el público en general accedió al icónico reloj con gran entusiasmo, el cual sigue siendo un "best seller" hasta nuestros días. Una característica distintiva del GMT Master es su bisel bi-direccional bicolor, donde un tono indica la noche y el otro el día, y que por dificultades técnicas en principio solo era en rojo y azul, lo que le valió su apodo inmortal de "Pepsi-Cola". A lo largo de los años, al mejorar los materiales del bisel, pasando de la baquelita al aluminio y finalmente a un avanzado material cerámico llamado Cerachrom, Rolex fue lanzando otros modelos con biseles negro y rojo (apodado Coke o Coca Cola), café con negro en la versión de oro (llamado Root Beer), totalmente negro y más recientemente azul con negro (al cual los entusiastas llaman "Batman"), pero curiosamente algunas variantes de estos relojes también reciben otros pintorescos apodos, como el de "Pussy Galore" en honor al personaje femenino interpretado por Honor Blackman que lo utilizó en la película de James Bond "Goldfinger", o el de oro, conocido popularmente como Root Beer, que también es llamado "Harry el Sucio" o "Clint Eastwood", porque este célebre actor es un entusiasta usuario del modelo, aunque en la famosa película su personaje Harry Callahan usa un Timex baratísimo.

Por supuesto este icónico reloj ha ido actualizándose a través de los años, modernizándose notablemente en 1983 cuando fue lanzada la versión GMT Master II, siendo sumamente popular entre los pilotos que pueden darse el lujo de tener uno, destacando los astronautas Jack Swigert, Stuart Roosa, Edgar Mitchell y Ronald Evans, que pese a que el reloj oficial de la NASA era Omega, prefirieron llevar al espacio (y a la luna) sus Rolex GMT Master en las misiones Apollo 13, 14 y 17. Además este emblemático reloj fue un favorito entre los pilotos de prueba de los más rápidos aviones, como los del famoso proyecto del supersónico Concorde o los de los de aviones experimentales hipersónicos, como Pete Knight, quien estableció en 1967 la marca mundial de velocidad de 7,727 km/h en el X-15, usando uno. Incluso el legendario Yeager llevó un "Pepsi-Cola" en la muñeca cuando celebró el cincuentenario del primer vuelo supersónico, rompiendo de nuevo la barrera del sonido en un caza F-15 (el reloj que utilizó en el vuelo original de 1947 se conserva en la colección privada de Rolex). 


El Rolex GMT Master II sin duda se ha convertido en el referente máximo del reloj de piloto en la era del jet, y aunque hay toda una gama de excelentes relojes-herramienta para piloto, con útiles reglas de calculo o con avanzadas funciones electrónicas, el elegante reloj de bisel bicolor se cuece aparte como un símbolo de estatus, tanto entre los apasionados de la aviación como con el público en general, prueba de ello es lo difícil que es conseguir uno de estos ejemplares nuevo, especialmente los fabricados en acero 904L (llamado Oystersteel), por los que hay una lista de espera con los distribuidores de varios años y cuyos precios en el mercado de segunda mano superan por mucho el precio de lista, algo de lo que solo un Rolex puede presumir en el mercado de los relojes de alta gama. Pero lo más atractivo de un GMT Master, por lo menos para nosotros, es su increíble historia íntimamente ligada al desarrollo de la aviación moderna, siendo todo un clásico instrumento fundamental para muchos de los más famosos pilotos de la era del jet.

 

image3

La edición más moderna del Rolex GMT Master II, modelo 2019 en versión "Batman" con brazalete Jubilee, el cual incorpora notables mejoras, como una reserva de marcha de 70 horas, así como mayor resistencia anti magnética y contra golpes.

 

Comentario Editorial

Con la opinión de Héctor Dávila

Director de América Vuela

LA RECONQUISTA DEL ESPACIO
Después de un retraso de casi 48 horas por causa del mal tiempo, finalmen...
LA AVIACIÓN MEXICANA TRAS LA PANDEMIA
Aunque la parte más crítica de la emergencia sanitaria aún ...
INTERJET BAJO ATAQUE
La aerolínea mexicana no deja de sufrir desde que tomó la pol&eacu...

Archivo