335

Por Arturo Robles

Al tiempo que más de 26 aerolíneas a nivel mundial han puesto en tierra 157 aviones Boeing 737 MAX, mientras no se esclarezcan las causas del reciente accidente en Etiopía, en Estados Unidos se ha desatado una fuerte polémica ante la decisión de las autoridades aeronáuticas de ese país de no suspender las operaciones de este tipo de avión.
Aunque la Federal Aviation Administration (FAA) considera que no hay elementos técnicos suficientes para suspender los vuelos mientras se realizan las investigaciones del accidente, legisladores, líderes sindicales y de opinión, pero sobre todo muchos pasajeros, han manifestado su preocupación por la seguridad, como la senadora demócrata Dianne Feinstein que urgió a que se eviten riesgos innecesarios, petición a la que incluso se han unido líderes de sobrecargos de varias aerolíneas como American Airlines, Southwest Airlines y United Continental Holdings, pues temen volar en los 737 MAX.
También se han desatado miles de llamadas, solicitudes y comentarios en redes sociales de pasajeros preocupados de que no se les asignen vuelos en dichas aeronaves, al tiempo que el valor de las acciones de The Boeing Company se desplomaron en la Bolsa de Wall Street.
Incluso United Airlines ha tratado de tranquilizar a sus clientes con mensajes en Twitter donde les aclara que ellos no operan el 737 MAX 8, si no el más grande MAX 9, pero que harán lo posible por arreglar otro tipo de equipo para los pasajeros que no deseen volar en él. En todo el mundo hay 370 aviones Boeing 737 MAX y más del 40% de esta flota esté fuera de servicio por decisión unilateral de las autoridades de una decena países y de 26 aerolíneas de todo el mundo, en contrapunto a la postura de las autoridades y empresas norteamericanas que siguen operando el avión.

Para mayor información siga este enlace: Boeing y el 737 MAX en severa turbulencia.

 

MAX8