989

Redacción

Lockheed Martin lanzó con éxito su misil crucero anti-buque de largo alcance (LRASM, por sus siglas en inglés), lanzado desde un Rockwell B-1B Lancer de la Fuerza Aérea Estadounidense. La prueba se realizó en el Océano Pacífico, frente a la costa de California, donde el misil cubrió la trayectoria planificada y descendió para realizar una trayectoria rasante antes de impactar contra un objetivo remolcado.
Los LRASM están diseñados para detectar y destruir objetivos empleando tecnología mucho más avanzadas que la presente en los actuales misiles Harpoon, mismas que reducen la dependencia del sistema con sistemas de control y sensores en otras plataformas aéreas o de superficie, al atacar objetivos situados hasta las 500 millas náuticas.
Se tiene programado que los LRASM sean empleados para el 2018 en los B-1B Lancer de la Fuerza Aérea Estadounidense y en 2019 en los cazas F/A-18E/F Super Hornet de la Armada de dicho país en 2019.

B 1B