899

Redacción

Poco antes de las 14:00 horas del 6 de octubre pasado se estrelló en el municipio de Pueblo Nuevo, Durango, el Bell 412 matrícula 1211 perteneciente al Escuadrón Aéreo 101 de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), durante un entrenamiento de fuerzas especiales del Ejército Mexicano.

La tripulación de la aeronave accidentada estaba integrada por dos oficiales pilotos aviadores, quienes transportaban a un teniente de artillería y cinco sargentos de fuerzas especiales del ejército, de los que solo uno sobrevivió al accidente, mismo que fue llevado vía aérea al Hospital Militar Regional de Especialidades, en Mazatlán, Sinaloa, en donde se le reportó como crítico grave.

Casi al mismo tiempo se reportó en varios medios la caída de otro Bell de la FAM, un 206 Jet Ranger fumigador, en cercanías de Mazatlán, lo cual no pudo ser confirmado y pudiera tratarse de una confusión dado que el herido del accidente en Durango fue trasladado a un hospital en esa localidad y la prensa local pudo haber interpretado mal la información.

Este sería el segundo accidente de helicóptero de la FAM en menos de un mes, mientras que en los últimos doce meses se han perdido en accidentes 8 aeronaves de la FAM con un saldo de 13 militares fallecidos, con lo que el índice de accidentes de aeronaves militares en México sigue creciendo alarmantemente.

TablaFAM

 

HeliFAM1

 

HeliFAM2