1123

Redacción

El lunes 9 de octubre un Lockheed C-130 Hercules de la Fuerza Aérea Mexicana, matrícula 3616, sufrió un incidente al colapsar su tren de aterrizaje en el aeropuerto de Culiacán, Sinaloa, lo que provocó el cierre del aeropuerto por dos horas, lo que afectó varios vuelos comerciales, al cancelarse un vuelo de Viva Aerobús y desviarse otro de la misma línea proveniente de La Paz y uno de Volaris (número 1412) a Mazatlán. Afortunadamente no se reportan heridos.
La Fuerza Aérea Mexicana lleva una pésima racha de seguridad, siendo el tercer accidente/incidente que sufre en menos de treinta días, mientras que acumula en los últimos 12 meses al menos 8 accidentes con 13 víctimas fatales. En el último informe de labores de la Secretaría de la Defensa consta que la FAM redujo las horas de vuelo de adiestramiento de sus pilotos en el último año de 55,540 a 48,540, mientras que al mismo tiempo se duplicó la cantidad de accidentes que ha sufrido. 

C130