340

Por Arturo Robles

El Departamento de Defensa norteamericano contrató a siete compañías (Air USA de Nuevo México, ATAC de Newport News, Blue Air Training de Las Vegas, Coastal Defense de Pennsylvania, Draken International de Lakeland, Tactical Air Support de Reno, y Top Aces de Mesa) para que proporcionen servicios completos para realizar misiones de combate simulado disimilar, para que los pilotos de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF) puedan enfrentar amenazas aéreas adversas avanzadas, realistas y desafiantes, así como a amenazas de apoyo aéreo cercano. El contrato por cinco años, valuado en 6,400 millones de dólares, proporcionará "adversarios" en el aire, apoyo aéreo cercano, entrenamiento de vuelo, simulación de amenazas, apoyo a la guerra electrónica, reabastecimiento aéreo, investigación, pruebas, así como otras misiones que se adaptan de manera única a la flota de aeronaves perteneciente a estas compañías, que incluyen aparatos como el Nortroph F-5E, Douglas A-4 Skyhawk, Aero L-39 Albatross y Embraer Tucano.

 

Agresor