326

Por Enrique Lira

No es novedad que el programa F-35 Lighting II de Lockheed Martin ha sido uno de los dolores de cabeza más complicados y caros en la historia de la aviación militar. Se pretendía obtener un caza multimisión que sustituyera ocho modelos distintos de aeronaves en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, pero se obtuvo un avión plagado de fallas y defectos de diseño, que continúa con limitaciones de velocidad, que no puede volar con mal clima, no se puede destacar en desiertos muy calurosos porque su recubrimiento de material furtivo se despega y derrite, los misiles que se diseñaron especialmente para el F-35 no caben en la bodega interna de armas, la aviónica del avión se refrigera con combustible y el sistema presenta frecuentes fugas.

Uno de los puntos más sólidos del F-35 era su avanzada computadora central denominada ALIS (Autonomic Logistics Information System), capaz de procesar hasta 65 tareas simultáneas para analizar la colosal cantidad de información que envían los sensores del F-35. También maneja el programa de reparaciones y mantenimiento y lo ajusta de acuerdo al desgaste de piezas, incluso puede realizar pedidos automáticos de partes. Todo esto en teoría, en la práctica ALIS es sinónimo de pesadilla sobre todo en lo relacionado con mantenimiento, tiene fallas al conectarse en red, no hace el seguimiento de piezas de forma correcta y su complejidad requiere que visitas casi permanentes del personal de Lockheed Martin. Tal es el caos que la Fuerza Aérea de Israel incorporóen sus F-35I Adir, su propio sistema de Comando, Control, Comunicaciones e Informática debido a la poca confiabilidad de ALIS.

Ahora se dio a conocer que Lockheed Martin reemplazará a ALIS por completo con un nuevo sistema, la Red Integrada de Datos Operativos ODIN, que basa su funcionamiento en aplicaciones y bases de datos en “la nube” de internet, lo que ha generado muchas dudas de seguridad informática entre las fuerzas aéreas que operan el modelo, incluso en los Estados Unidos. El fabricante tiene un plan de actualización para finalizar la instalación e implementación de ODIN para fines del 2022, mientras tanto recomendó a los operadores que prueben desconectando a ALIS durante las misiones puesto que el F-35 puede continuar volando durante 30 días sin activar el sistema.

F 35

Foto: USAF