285

Por Enrique Lira

La Nasa y Boeing preparan un equipo de investigación, conjunto e independiente, para examinar los principales problemas registrados durante la prueba de vuelo orbital no tripulado de la cápsula CST-100 Starliner.

Los equipos buscarán las causas del fallo del propulsión ocurrido durante la misión y cualquier otro problema de software, proporcionando las medidas correctoras necesarias antes de que una tripulación vuele a la Estación Espacial Internacional (ISS) en el marco del Programa Comercial Tripulado de la agencia. Boeing necesitaría la aprobación de la Nasa para proceder con una prueba de vuelo con astronautas a bordo.

Como se recordará la prueba de vuelo orbital de Boeing se lanzó el pasado 20 de diciembre impulsada por un cohete Atlas V desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, en Florida. La misión, que no consiguió ascender hasta la Estación Espacial Internacional (a la que debió acoplarse automáticamente), aterrizó con éxito dos días después, completando una prueba abreviada en la que realizó varios objetivos de la misión antes de regresar a la Tierra como el primer aterrizaje orbital terrestre de una cápsula estadounidense.

Starliner