267

Por Enrique Lira

La misión Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés) en colaboración con su equivalente estadounidense la NASA, despegó con éxito desde Cabo Cañaveral, Florida, a bordo de un cohete Atlas V 411 en la madrugada del 10 de febrero. Los controladores de la misión del Centro de Operaciones Espaciales de la ESA en Darmstadt, Alemania, recibieron la señal de que la nave se encontraba en órbita y había desplegado sus paneles solares sin problema alguno.
El objetivo de esta misión será estudiar de cerca el Sol y la heliosfera interior (las regiones inexploradas y más cercanas a nuestra estrella) y así comprender, e incluso predecir, el comportamiento errático de la estrella.

En los primeros dos días después del lanzamiento, el Solar Orbiter desplegará sus instrumentos y varias antenas de comunicaciones. La sonda espacial está en una trayectoria única que permitirá que su conjunto completo de instrumentos proporcione las primeras imágenes de los polos del Sol. Esta trayectoria incluye 22 acercamientos cercanos al Sol, llevando a la nave espacial dentro de la órbita de Mercurio para estudiar el Sol y su influencia en el espacio.

La nave pasará por primera vez cerca del Sol a finales de marzo del 2022, a un tercio de la distancia entre nuestro planeta y la estrella. En ese momento, la nave se hallará en una órbita elíptica de 180 días que le permitirá aproximarse al Sol cada seis meses.

SolarOrbiter