1027

Redacción

Un incendio forestal en la Sierra Zapalinamé, en el Estado de Coahuila, que ha afectado en los últimos 4 días más de 450 hectáreas, ha desatado una urgente necesidad de apoyo de helicópteros de lucha contra incendios, habiendo el vecino Estado de Nuevo León enviado dos aparatos (un Bell 212, matrícula XC-PNL, y un AS350B-3 Ecureuil matrícula XC-GNL) a contribuir a contener el siniestro, mientras se espera la participación de otro aparato procedente del Estado México, al tiempo que el gobernador Miguel Ángel Riquelme gestiona insistentemente el apoyo de más máquinas, logrando incorporar a las tareas un Bell 407, matrícula XC-AUA, de la Comisión Nacional del Agua. En los esfuerzos para contener este incendio trabajan más de mil brigadistas, aunque se han dado fuertes críticas en redes sociales debido a la falta de respuesta por parte de helicópteros federales, especialmente al difundirse que la Secretaria de la Defensa envió un helicóptero Mi-17 de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) a combatir un incendio al extranjero, concretamente a Nicaragua, en vez de enviarlo a ayudar a esta zona dentro del territorio nacional, donde urge la intervención de máquinas de gran capacidad y que solo la FAM posee. Al parecer el incendio fue provocado, y ya hay cinco detenidos, lo que ha causado aún más indignación en las redes debido al tremendo daño ecológico y se ha exigido un castigo ejemplar a los culpables. El gobierno de Coahuila gestiona también ante la Comisión Nacional Forestal que un helicóptero especializado en lucha contra incendios quede de forma permanente de base en la zona, a fin de contener expeditamente los incendios que ahí tienen alta incidencia.

Heli