1152

Por Arturo Robles

El gobierno de México, que desde abril busca vender 39 helicópteros por considerarlos suntuosos e innecesarios, se enfrenta al problema de tratar de colocarlos en un momento muy difícil para el mercado de helicópteros usados, el cual este año no se ha considerado nada bueno.

En general el mercado de helicópteros de segunda mano experimenta un fenómeno de sobre oferta, principalmente en los de gran tamaño como los Airbus EC/H225 Súper Puma o los Sikorsky S-92, los que tienen muy poca demanda y sus precios de reventa han caído mucho. Por ejemplo uno de los más recientes S-92, que nuevo cuesta 32 millones de dólares, se vendió por tan solo 6 millones, caso similar a los Súper Puma,  que usados rondan en promedio apenas los 4.3 millones de dólares, casi una cuarta parte de su precio nuevos, siendo el segmento de los helicópteros bimotores ligeros el que representa mayor liquidez.

La poca actividad en el mercado afectará notablemente al gobierno mexicano, ya que este pretende vender una importante cantidad de helicópteros, entre ellos ocho Super Puma, seis Agusta AW109SP, dos Airbus EC.145, la mayoría prácticamente nuevos, así como 18 Bell de diferentes tipos.

 

XC LNZ